Redactar el asunto del correo electrónico

Todo el mundo sabe escribir correos electrónicos. El que más o el que menos se las apaña para transmitir su mensaje. Pero cuando quieres vender algo, no es suficiente.

La idea de los post que componen esta serie es ofrecer consejos para escribir correos electrónicos eficaces. Comenzaré por el asunto de un correo electrónico, la primera toma de contacto con el cliente.

escribir el asunto del correo electrónico de forma efectiva

Acertar con el asunto del correo electrónico

El asunto en un correo es la primera frase que verán tus clientes. No basta con escribir “Hola”, debe contener tus y sus expectativas. Las tuyas es llamar su atención; las suyas es recibir una información útil.

El asunto tiene que ser efectivo. Esto se dice muy fácil. ¿Qué entendemos por efectivo? Pues que contenga información relacionada con el correo, que invite a seguir leyendo o interactuar con el contenido (si es que incluye imágenes y botones).

Por eso mismo, no te puedes enrollar, ni tampoco plantar trampas para que el receptor abra el correo. Esto incluye mensajes que nada tienen que ver con contenido, o frases de alerta, o confusas, o chistes cuya gracia no se resuelve.

Factores que mejoran el asunto de un correo electrónico

Los siguientes aspectos ayudan a componer un correo electrónico honesto, veraz y con alta capacidad de captación:

  • Extensión: Los estudios dicen que los asuntos de los correos ronda las 6 y las 10 palabras. Estos tienen el mejor ratio de apertura. Está en relación con los usos de la gente, ya que muchos correos electrónicos se consultan en el móvil. Un asunto largo en el escritorio puede quedar genial, pero el móvil los acortará. Sesgará la información y las ganas de seguir leyendo.
  • Elección de las palabras: Recomiendo los verbos de acción. De este modo dejarás claro lo que quieres del suscriptor, en el caso de que tu correo se dirija a un boletín. La idea es crear una sensación de urgencia, de hacerles ver que, si dejan pasar la oportunidad, la pierden.
  • Personaliza el mensaje: No te olvides de incluir el nombre de la persona suscrita. Si no lo tienes, emplea otros recursos de proximidad, como atender a su puesto. En el fondo, queremos iniciar una conversación entre personas, no un gesto automático que nos obliga a consumir.

Foto por Stephen Phillips – Hostreviews.co.uk on Unsplash