Categorías
Redactia Barcelona

Las personas en los contenidos para tu página web

Si tomaste la decisión de crear contenidos para tu página web, llegará un punto en que las ideas comenzarán a escasear.

Todo dependerá de tu estrategia y de los productos o servicios que vendan. Por mucho que te rompas la cabeza, algunos sectores generan menos noticias o, si las generan, lo hacen lentamente.

Si es tu caso, quizá quieras apostar por el capital humano, una forma segura de generar contenidos para tu web, bastante fértil en empresas con plantillas grandes.

Generar contenidos a partir de la plantilla

No bromeo. Tu gente tiene cosas que contar.

Tampoco hablo de que narren su vida y milagros, pero sí que expliquen a la audiencia (entre la que se encuentran clientes, proveedores y competencia) qué papel desempeñan y cómo lo desempeñan.

En algunos casos, explicarán obviedades, pero hasta las rutinas son valiosas; en especial, cuando logran que todo funcione a la perfección.

crear contenidos para tu página web

En otros casos, en concreto, cuando escribes para tu blog o newsletter de empresa, quizá te interese que los empleados se conozcan entre ellos.

El contenido que parte de la plantilla te hará más bien que mal, así que no lo descartes, en parte, porque otorgas importancia a las personas y esas personas disponen de redes sociales desde las que compartir en redes sociales este pequeño “homenaje”.

Cómo crear los contenidos

A diferencia de artículos orientados al posicionamiento, crear contenidos para tu página web que destaquen por su valor humano se despreocupa de ciertas convenciones.

La idea es que también los maquetes con cariño, aunque puedes permitirte ciertas licencias con las palabras clave.

Por lo general, a las empresas no les interesa posicionar por el nombre de sus empleados, pero tampoco es mala idea.

crear contenidos para tu página web

Los comerciales, por ejemplo, dejan su tarjeta de visita allí donde van. Los clientes de vieja escuela consultarán esa tarjeta, visitarán la web que figura en ella e incluso se permitirán ciertas licencias detectivescas al consultar el nombre del citado comercial.

Puedes anticiparte a esas prácticas creando una página en la que se mencione a esa persona, se explicite el trabajo que realiza y, finalmente, se invite al potencial cliente a establecer contacto con ella. Puede ser una página de “quiénes somos” o cualquiera de los siguientes contenidos:

Entrevistas

Puedes crear un formulario tipo para toda la plantilla y pasarlo para que lo completen. En él, pueden figurar preguntas sobre su departamento, qué realizan en él y qué importancia tiene dentro de la empresa.

Con un poco de habilidad, podrás introducir palabras claves relacionadas con la especialidad de esa persona.

Si, en cambio, tu blog pertenece a un ecommerce, puedes preguntar a los empleados por sus productos favoritos y que hablen abierta (o artificiosamente) de sus ventajas. Así, los propios trabajadores se convierten en prescriptores al “mojarse”.

Guest blogging interno

Quizá se dé el caso de empleados con las ideas claras y ganas de decir la suya respecto al funcionamiento de la compañía. Pueden convertirse en redactores ocasionales dentro del blog de empresa.

Prepara tus palabras clave y determina el tema con ellos y ellas. Deja que la persona se explaye y tú ya te encargarás del SEO.

Con el artículo publicado, deja que el autor o la autora se encarguen del engagement o muévelo por boletines internos o destinados a clientes.

Conclusiones

El material con el que alimentar un blog es inagotable.

Lo bueno de estas técnicas es que son compatibles con una estrategia de palabras clave. Es más, podrá darse el caso de que el lector, en su interés por el contenido, convierta. Ya no digo adquirir un producto o servicio, pero sí suscribirse a una newsletter. Además, se confirma que crear contenidos para tu página web no es extenuante y que una idea conduce a otra.