Categorías
Redactia Barcelona

Definiendo una estrategia de curación de contenidos

La curación de contenidos va de perlas a todas aquellas marcas que no generan contenidos propios o que sí los generan pero estos no son suficientes para aumentar su prestigio.

Cuando hablo de una estrategia de curación de contenidos me refiero a una serie de pasos y decisiones a tomar que te facilitarán enormemente el trabajo.

También incluye herramientas eficaces que te harán ganar tiempo.

Porque de eso se trata, de obtener grandes resultados con una inversión de tiempo y dinero acorde a nuestro presupuesto.

La idea tras este post es que puedas diseñar tu propia estrategia, aplicarla y dedicarle entre quince minutos y media hora a la semana.

Análisis de la competencia

Lo primero que debes hacer antes de embarcarte en una estrategia de curación de contenidos es analizar a la competencia.

Sí, otra vez.

Analizar a la competencia es saber lo que esta hace para venderse. En esta ocasión, nos centraremos en los contenidos que publican en sus redes sociales.

Puedes anotarlos, o hacerte un Excel con los resultados. La cuestión es que al final debes tener claro qué tipo de noticias, artículos y novedades son las que tu público potencial quiere leer.

La competencia que no publica

Podrá darse el caso de que la competencia obvie los contenidos de terceros y solo den cancha a sus propios materiales.

En ese caso, tienes el siguiente dilema: dejo de la lado la curación de contenidos o voy contracorriente y me posiciono como uno de los pocos que lo hacen.

estrategia-de-curación-de-contenidos

Sinceramente, si te lo puedes permitir, hazlo. Has llegado hasta aquí porque piensas que puede ser bueno para tu negocio, así que, adelante, sé el primero.

Lo bueno de los pioneros es que tienen más margen de ensayo y error. Como nadie les pisa los talones, pueden trabajar concienzudamente y permitirse alguna que otra patinada.

Cuánto publican

Si la competencia cura contenidos a mansalva, tendrás que hacer lo mismo para estar a la altura.

Si ellos publican tres veces a la semana, tú puedes permitirte hacerlo una vez; si publican cinco, ese único post se queda corte. Tienes que irles a la zaga.

A más contenidos a curar, más tiempo le has de dedicar a la búsqueda de noticias. Es probable que la criba sea más amplia, para no quedarte sin materiales a la mínima.

En qué idiomas

Importante, porque si se confirma que te diriges a un público bi o trilingüe, se multiplican los contenidos que puedes utilizar.

Eso sí, analiza al máximo esta posibilidad, ya que equivocarte de idioma o insistir mucho en uno puede jugar en tu contra.

estrategia de curación de contenidos

Parte del idioma en el que estableciste tu negocio y, a partir de ahí, explora otras posibilidades.

También puede darse el caso de que el artículo a compartir sea muy bueno y adviertas previamente a tus seguidores que está, por ejemplo, en inglés. Es una jugada honesta pero, a la larga, también puede cansar a los lectores.

Fuentes de la estrategia de curación de contenidos

Las fuentes de la curación de contenidos son muy diversas, tanto como temáticas que abarque tu negocio. Por eso, antes de lanzarte a compartir artículos al ton ni son, debes analizar el tipo que de contenidos que ofrecerás.

estrategia-de-curación-de-contenidos

Encontrarás que algunas fuentes son atractivas pero ni se aproximan a tu estrategia. En este caso, no todo vale.

Ten siempre presente el beneficio que el artículo enlazado proporcionará a tu marca. Si ese beneficio no existe, descarta el contenido.

Competencia

La competencia siempre es un indicador del camino a tomar. Al igual que tú, las otras marcas recorren Internet en busca de contenidos atractivos para sus usuarios.

Al ser estos contenidos ofrecidos por terceros, nadie dice que tú no puedas usarlos. Naturalmente, evita los excesos; no publiques todo lo que la competencia muestra en sus redes sociales, ya que, tarde o temprano, alguien te pillará y se llevará una pobre impresión de ti.

Dentro de este apartado, hay que diferenciar entre los contenidos de terceros que comparte la competencia y los contenidos generados por ella. Los segundos pueden considerarse tóxicos para tu estrategia de curación de contenidos.

Cuando compartes un artículo de la competencia, sugieres que son una autoridad mayor que tú. Eso o recurres al clásico “mira, hacen como nosotros”.

Productos

Los productos y servicios que ofertas pueden generar contenidos. En el caso de las tiendas online que trabajan con productos generalistas, buena parte del tráfico lo reciben de las reseñas de terceros.

En cuanto a los servicios, por poner un ejemplo, una psicóloga podría recopilar todo lo que se ha escrito sobre su especialidad y obtener así una buena batería de noticias que compartir con su audiencia.

Proveedores

El producto, antes de salir a los mercados, también genera contenidos. Sus propias características dicen mucho de él, como los materiales empleados en su fabricación; los certificados aplicables; así como la vida y milagros de las empresas que los producen.

estrategia-de-curación-de-contenidos

Por ejemplo: distribuyes vinos. Al igual que publicas las reviews que se hacen de cada referencia, también puedes ofrecer información acerca de las bodegas que las producen. Un porcentaje de los consumidores agradece que le expliquen de dónde vienen las cosas.

Especialistas e influencers

Los especialistas, más conocidos por influencers, tuvieron un momento goloso hace unos años. Ahora puede decirse que su relevancia se ha estabilizado, ya se distingue el oro entre la paja.

Normalmente, trabajar con influencers entra dentro de un marketing donde la inversión de dinero es inevitable. Nadie dirá maravillas de tu producto si no existe un beneficio real. Eso sí, todo contenido que venga de un o una influencer es agua de mayo.

En Redactia tratamos al influencer como un especialista del sector en el que te mueves. Una persona que habla en consecuencia porque conoce los pros y los contras de tu producto.

El contenido de los no especialistas

A diferencia del influencer, el contenido generado por personas no especializadas es importante. Tenemos el ejemplo de los aficionados al running que publican en su blog las impresiones que tuvieron de cierto equipamiento deportivo. No son atletas profesionales, pero sus opiniones son igual de válidas.

Es más, cuando buscamos opiniones sobre tal producto o servicio, acudimos antes a las amistades que a lo que la super estrella de turno pueda decir al respecto. Tales contenidos trabajan a nuestro mismo nivel.

Tipo de contenido

Una vez determinadas las fuentes, debemos cribarlas. La criba requiere una estrategia definida.

Para empezar, debes determinar tus objetivos, qué mensaje quieres transmitir. ¿Buscas autoridad? ¿Simple conversación? ¿O quizá tu estrategia de curación de contenidos es didáctica?

Por ello, podemos segregar los contenidos por:

  • Informativos. Centrados en proporcionar información fiable. A más fiable, más mejora tu autoridad como marca que da buenos consejos.
  • Educativos. La audiencia puede aprender algo de ellos e, indirectamente, de ti.
  • Preventivos. Si tu producto soluciona problemas, quizá te interese, además de hablar de tales soluciones, de las causas que conducen al problema.
  • Divulgativos. Perfectos para iniciar conversación. Afectan en mayor medida a la marca, aunque lo primero que buscan es hacer crecer a la marca en la red social que estén utilizando. Las reacciones de la audiencia también serán valiosas de cara a estrategias posteriores.

Herramientas útiles

Entre las herramientas que agilizan el trabajo se encuentran los lectores de RSS y aquellas aplicaciones que facilitan la publicación de contenidos en redes sociales.

Las primeras ayudan en la selección y las segundas en la distribución. Requieren cierta mano para dar lo mejor de sí mismas, y aunque la mayoría disponen de una versión premium, con las funciones básicas te apañarás bastante bien.

Feedly y gestores de RSS

Hablo directamente de Feedly porque lo utilizo sin parar. Sé que existen otros, algunos con mejores funcionalidades, pero si me obceco en recomnedarlo es porque funciona.

feedly

Con Feedly puedes crear carpetas por temáticas, algo que va muy bien si eres community manager o tienes varias cuentas de redes sociales en acción.

Otra de sus ventajas es que informa de la relevancia de los contenidos, así que puedes plantearte dos cosas:

  • Subirte al carro.
  • Apostar por algo menos manido.

A nivel estético, Feedly es competente. Es imposible perderse. Sí que es cierto es que algunas configuraciones obligan a estrujarse las neuronas, pero acabas por encontrarlo todo.

Buffer

Buffer es una herramienta que ha mejorado con el tiempo. En su versión básica permite la publicación de mogollón de contenidos en diferentes redes sociales.

buffer

Los artículos que localices en Feedly te los traes a Buffer. Puedes copiar y pegar la URL o instalarte una extensión (disponible en Chrome como en Firefox) que te permite, con un solo click, llevar el contenido en cuestión a tu cola de publicaciones.

Para gestionarlas, Buffer también dispone de una app que hace lo mismo que la versión web.

Pulir la estrategia de curación de contenidos

A partir de aquí, con tu estrategia de curación de contenidos en marcha, el siguiente paso es esperar y extraer conclusiones de las estadísticas de cada red social.

El análisis te permitirá mejorar tus horas de publicación, el tipo de contenidos que estás sirviendo y, sobre todo, te ayudará a ver el uso que la audiencia hace de tus redes sociales. Te pueden sorprender. Quizá te vendes como un modesto divulgador de noticias en cierto sector y, sin saberlo, te has convertido en un gurú.