Categorías
Redactia Barcelona

Redactar la página quiénes somos en poco tiempo

La página quiénes somos es la segunda sección más importante de tu web tras la de inicio.

Ella contiene una mezcla del qué haces, cómo lo haces, en cuánto tiempo lo haces y, no nos olvidemos, cómo lo has hecho hasta el momento.

Incluir todo esto en unos párrafos no es sencillo. He conocido a clientes que se han desesperado durante semanas antes de renunciar a redactarlo.

redactar la página quiénes somos
Imagen por Felicia Buitenwerf en Unsplash

Tipos de páginas quiénes somos

La página quiénes somos presenta cierto estándar, pero también encontramos entre ellas algunas excepciones.

Mientras que algunas empresas ponen toda la carne en el asador y crean una sección concisa, fácil de leer y con información relevante, otras apuestas por la “biblia en verso”, ofreciendo a sus clientes unos textos interminables que resumen (o no) su obra o milagros.

¿Quién acierta en este caso?

Los primeros centran sus esfuerzos en el cliente, mientras que los segundos quieren contentar a Google.

La clave es ofrecer un término medio, ya que en una estrategia de Inbound Marketing ninguna página se queda atrás.

Otro caso excepcional es el de la página quiénes somos que incluye numerosas imágenes. Van perfectas para resumir la trayectoria de una empresa familiar, por ejemplo, comenzando por una imagen en blanco y negro y finalizando en tecnologías punteras del siglo XXI.

¿Cuánto tiempo requiere redactar la página quiénes somos?

Otro misterio. Depende de tu experiencia redactando.

Si me contratas, naturalmente será menos. Puedes tenerla en un solo día.

En el caso de los “civiles”, puedes completarla en unos tres o cuatro días. Eso sí, hincando los codos.

El primero es de análisis, de determinar qué te gustaría o qué deberías explicar.

El segundo es de redacción, sin mirar atrás. Te sientas ante la pantalla y redactas como loco o loca hasta dar con un texto que te convence.

El tercer día, tras consultarlo con la almohada, repasas lo escrito, pasas por distintas fases de alegría y de vergüenza, y tras ellas reescribes el texto.

El cuarto día lo destinas a recabar opiniones. Opiniones serias, no valen las abuelas ni los amigos que te ríen cada gracia. Si el texto es para una empresa, envíaselo a cada departamento para ver si se sienten representados.

Reuniendo la información

El primer paso es sencillo: debes reunir todo lo que sabes del negocio.

Formúlate las clásicas preguntas de qué, cuándo, cómo y dónde. Todas son necesarias. En ocasiones, súmale el cuánto, ya que quizás tengas que justificar precios y plazos.

El qué tiene que caer inmediatamente, en la primera línea. El lector se sitúa y el resto de contenidos ganan un contexto.

El cuándo es importante para empresas que llevan tiempo en el mercado. Añade valor, aunque digas que llevas cinco años en el negocio.

Si acabas de alzar la persiana, quizá te interese explicar por qué es tu momento.

El cómo es una pregunta trampa. La puedes responder literalmente, cosa que hará la mayoría; o referenciando a factores externos como:

  • La competencia: ¿Cómo lo hago yo respecto a ellos? ¿En qué me diferencio?
  • El cliente final: Eres una persona exigente y yo estoy a la altura de esas exigencias.

El dónde es crucial si tu negocio es físico o tu rango de acción es limitado. Que yo tenga la sede en Barcelona no quiere decir que no puedan contratarme gentes de Lugo. Eso sí, si mi pescadería está en Lugo, hazlo saber constantemente.

Consejos para redactar la página quiénes somos

Juega con toda la información que has recabado, haz tres columnas. La primera es la información trascendente, la segunda la intrascendente y la tercera es la que no queda del todo claro a qué columna pertenece. Según el día parece trascendente pero en otros momentos o contextos es superflua.

No te dejes nada. A veces, el detalle menos trascendente puede marcar el tono de todo el texto.

A partir de aquí, ten en consideración:

  • Ten presente a la audencia. No te flipes hablando de ti. Acabas de llegar a su vida, no atosigues ni quieras quedar por encima del potencial consumidor.
  • Acuérdate del tono. Ya lo dije a la hora de redactar el claim de la web. El tono tiene que ser el mismo que el de toda la web.
  • Cuela tus puntos fuertes. Recuerda que te estás vendiendo. Si trabajas rápido, no seas modesta, anúncialo. Si la calidad de tu producto supera a la mayoría (y lo puedes demostrar), lo mismo.
  • ¿Llevas tiempo en esto? Antes os hablé de la experiencia. Pues supongo que en todo este tiempo habrán dicho cosas bonicas de ti. Úsalas, los halagos no pasan de moda. Recuerda, quien tuvo, retuvo.
  • Capital humano. Si eres una empresa grande, quizá quieras cantar las excelencias de tu plantilla. Añade unas líneas sobre esos profesionales o, si quieres reducir el número de páginas de tu web, combina la página quiénes somos con la página de equipo. Tiene sentido.
  • Capital tecnológico. A lo mejor tu empresa es el no va más en tecnología, o tiene un certificado que otros no tienen. Añádelo a la página quiénes somos para ganar relevancia.
  • Demuestra humanidad. En especial, si vendes un servicio. El cliente no es un objeto o un comprador pasivo al que puedas enchufar en vena tus productos. Suena natural, suena cercano, suena humano.

Errores a evitar

Aunque lo hagas bien, tenemos muchos textos leídos a nuestras espaldas. Tarde o temprano se cometen errores o negligencias. Por eso, lo mejor es:

  • Evita las parrafadas. Evitarás que la gente se lea en diagonal el texto de quiénes somos.
  • Mostrarte muy comercial. Acuérdate que nadie quiere que le den gato por libre. Cuanto te pasas de comercial, algo les olerá a chamusquina.
  • Equivocarte en el tono. Te puedes pasar tanto de informal como de formal. Mira de conocer mejor a tu audiencia para emplear así el lenguaje que ellos usan.
  • Copiota. El plagio es feo. Puedes inspirarte. Es más, este mismo artículo se ha inspirado en otros, pero no copiamos. Tan solo doy mi punto de vista.

Si con estos consejos no sabes redactar la página quiénes somos, solo se me ocurre que nos escribas. Contáctanos, a lo mejor te sorprendes de lo poco que te puede costar quitarte este peso de encima.