Categorías
Redactia Barcelona

Redactar una ficha de producto que ayude a vender

Redactar una ficha de producto para tu tienda online puede ser un drama si:

  • Dispones de un catálogo enorme de productos
  • Te falta tiempo para ponerte a redactar
  • Cuentas con poca información por parte de los proveedores.

Cada uno de estos puntos puede robarte muchísimo tiempo, por no hablar de los dolores de cabeza que los acompañan.

Qué no harás al redactar una ficha de producto

Seguramente, cuando te pongas a redactar una ficha de producto, querrás resolver la papeleta rápido y ponerte a otra cosa.

No podrás, ya te lo digo yo. En el inbound marketing existen pocos atajos. Como mucho, algunos trucos que te ponen las cosas más fáciles, pero ninguna fórmula milagrosa que te consiga visitas y leads.

Por eso, no trates de optimizar el proceso tirando de coletillas y párrafos enteros copiados de otras fichas.

redactar ficha de producto

Cada repetición incurre en una potencial penalización por contenido duplicado. Ya no solo ante Google, al que nunca se le escapa nada; también hacia los clientes, que a la que se lean dos o tres fichas y en todas diga lo mismo, se sentirán estafados (en especial si dos productos de distinto precio comparten descripciones).

Otro recurso que, de buenas a primeras, podemos considerar útil pero que no lo es tanto, es adornar las fichas en exceso.

No digo que renuncies a los adjetivos, al contrario; lo que te pido es que no abuses de ellos para engordar las fichas de producto.

Si en los trabajos de la escuela se daban cuenta, en Internet también lo harán.

Cuando los proveedores te pasan poca información

Abres tu tienda y, cuando revisas las fichas de producto que te ha enviado el proveedor, ves que estas consisten en una foto, un puñado de cifras y dos líneas de texto que redundan en lo que se muestra en las imágenes (“silla de 4 patas”).

El esfuerzo por dar un uso esos datos en al redactar una ficha de producto con cara y ojos puede ser titánico, y más si te has propuesto que la extensión de estas ronde las 300 palabras o incluso más.

Mis consejos serían:

Conoce el producto que vendes

A la hora de redactar una ficha de producto, el conocimiento de este es fundamental.

Las personas que abren un ecommerce y desconocen las virtudes y características de su mercancía, tendrán el mismo éxito que la persona que extienda un mantel en medio de la calle y trate de venderlas ahí mismo.

redactar ficha de producto como si fuera un mercadillo

Conocer el producto te permite describirlo mucho mejor. También te permite ubicarlo en diferentes escenarios, por si aparece un cliente que quiere darle un nuevo uso.

Empápate con todos los datos que ese objeto ofrece. También haz caso a lo que dice la competencia de él, así sabrás si se puede decir algo nuevo al respecto o no.

Convierte los datos en descripciones

Atiende a las especificaciones técnicas del producto.

redactar ficha de producto a partir de datos

Todo dato vale: la altura, el peso, los colores, los materiales… Te pongo algunos ejemplos:

  • Estás vendiendo sillas de jardín y, de las 8 que tienes en el catálogo, una pesa menos que la mayoría. Ese detalle debe pasar a la descripción de la ficha de producto (“la silla más ligera de nuestro catálogo”).
  • Las mismas sillas del ejemplo anterior son ligeras porque emplean un plástico igual de liviano y resistente. Habla del material, explica por qué es una compra beneficiosa.
  • Siguiendo con las sillas, imagina que las tienes disponibles en blanco, negro y color dorado. Dos colores comodín y uno algo más complicado de colocar. Tu obligación será investigar las tendencias del momento y decirle a los potenciales clientes donde puede encajarles esa silla de color dorado.

Identifica a tu buyer persona

Del buyer persona ya he hablado con anterioridad. Una vez lo identifiques, redactar fichas de producto es más sencillo.

En lugar de ofrecer un objeto o servicio a un público amplio y de variopintos gustos, tratas con una minoría que establece ciertos patrones de compra.

Según el sector, podrás ahorrarte ciertos detalles.

En nuestro maravilloso ejemplo, ¿de qué sirve hablar del salón si lo que les estás vendiendo son sillas de exterior?

Toda la información que ofrezcas debe apuntar a las necesidades del buyer persona. Ni más ni menos. Todo lo que exceda, es paja.

Preguntas a las que debe responder la descripción del producto

Esta parte no es muy distinta a la información que ofreces en otras secciones. Es más, también se asemeja a las preguntas que se formulan a un artículo periodístico.

redactar ficha de producto

La ficha de producto debe comenzar con un qué. ¿Qué estás vendiendo? Ofrece en una o dos líneas las claves del producto. Piensa que mucha gente lee en diagonal y solo se detendrá en aspectos clave (o lo que tú has considerado que sean claves).

El para qué viene después. En especial, cuando tratas con objetos. La gente querrá conocer los usos del objeto o servicio, si es que no lo tienen claro. En nuestro ejemplo, ya sabemos que la silla de plástico sirve para sentarse, pero no nos olvidemos que, a diferencia de otras, sirve para “sentarse cómodamente”. También hay que tener en cuenta que “decora”, así que de lo obvio ya han surgido dos detalles fundamentales.

Los cómos siguen al para qué. Todos queremos sacarle el máximo rendimiento a nuestras compras. ¿Cómo hacerlo? Se supone que tú, la persona que vendes el objeto que nosotros codiciamos (o deberíamos codiciar) conoces sus funcionalidades al dedillo. Tú tienes las claves para que la compra sea buena antes incluso de agregar el producto al carrito.

Otros profesionales que recomiendo consideran que también hemos de dar importancia a los porqués.

Tú más que nadie sabes por qué has incluido el producto en tu catálogo. Explícalo. A no ser que te guste vender productos mediocres, te puedes permitir unas líneas con los que, para ti, son sus principales beneficios.

Por otra parte, quizá sí que vendas productos mediocres. Algunos sectores son tan competitivos que los costes de producción se abaratan cosa mala. Quizá tu producto está por encima de esa media: es el rey de los mediocres.

No te olvides de las palabras clave

Sí, las dichosas keywords vuelven a la carga.

Si no tenías suficiente con incluirlas en tus páginas y artículos, al redactar una ficha de producto que vende, has de dedicarle tiempo a la búsqueda e implementación de palabras clave.

Quizá, una búsqueda en el planificador de palabras clave de Google te da como términos relacionados, conceptos que pertenecen a otros productos o, directamente, a la competencia. ¿Por qué no incluirlos en tus descripciones? Que a la gente le quede claro por qué eres una alternativa. Las palabras clave facilitarán que tus fichas de producto indexen con mayor velocidad en Google. Una vez indexadas, ¡a competir!