Categorías
Redactia Barcelona

Introducir el Storytelling en fichas de producto

¿Son aburridas tus fichas de producto? ¿Te gustaría humanizarlas? Recurre al storytelling y cuenta historias que aporten valor.

Aplicar el storytelling en fichas de producto requiere un mimo especial a nuestras descripciones. Implica, además de los datos que ayudan a decidirse por la compra de un producto o servicio, un trasfondo que haga esa compra doblemente valiosa.

Algunos detalles sobre el storytelling

El storytelling en el marketing son una serie de técnicas basadas en la narración tradicional que transmiten gracias al lenguaje sensorial significados y valores personales al producto al que se aplican.

Muchas narraciones de las que se cuentan o se han contado a lo largo de la historia son hechos que han recibido un tratamiento distinto a la simple y llana transmisión de información.

Storytelling en fichas de producto
Foto por S O C I A L . C U T.

En el storytelling destaca el cómo te lo digo por encima del qué te digo.

Así, ya no solo productos, marcas y servicios elaboran emocionantes historias a su alrededor. Todas ellas buscan nuestra empatía, aunque, como os podéis imaginar, lograrlo no es tan sencillo como parece.

Aplicar herramientas de storytelling en fichas de producto

Con este post quiero ser más específico. Quiero daros unos cuantos tips que mejoren la calidad de vuestras fichas. De lo fino que hiléis saldrán más o menos conversiones.

¿Qué porcentaje de storytelling en fichas de producto debemos incluir?

No mucho, la verdad, porque de excederos convertís una historia en un cuento, una ficción con la que el usuario jamás empatizará. Y si no empatiza, no compra.

Introducir el Storytelling en fichas de producto 1
Imagen por Natalia Y.

Sin trabajar con fórmulas exactas, diría que un 10% de la descripción debería trabajar por el storytelling. Así, en un post como este, de unas 600 palabras, 60 de ellas estarían dedicadas a la historia.

Pueden ser unas líneas o, si le pillas el truco, una serie de líneas distribuidas por todo el texto, a modo de estructura clásica de inicio-nudo-deselance. Todo dependerá de los sentimientos que quieras transmitir.

¿Qué elementos de storytelling debería incluir la ficha?

La siguiente lista resume bien algunos de ellos:

  • Valores de marca.
  • Emociones evocadas por el producto.
  • Un vocabulario acorde a la descripción de estos sentimientos.
  • Elementos diferenciadores respecto a tener o tener el producto (o tenerlo de la competencia).
  • Detalles positivos.

Los valores de marca

Los valores de marca son inherentes. Deberían estar presentes en tu marca y reforzarlos con cada uno de tus productos.

Si te dedicas a la venta de colchones, el descanso es clave. Cada colchón que describas podría representar a un instante en el que buscas esa comodidad. Frases como “tras una larga jornada laboral” son ejemplos muy básicos de storytelling en fichas de productos, ya que conectan con unas sensaciones que todas hemos vivido en alguna ocasión. A partir de aquí, puedes ir más allá y hablar de las consecuencias de esa jornada laboral en tu espalda y el bien que te hará emplear el producto para descansar.

Storytelling en fichas de producto
Imagen por Kristian Egelund

Tu obligación es conocer el producto al máximo. Gracias a sus características entenderás las necesidades que resuelve y las situaciones en las que se producen esas necesidades. Contarás con datos de sobra para construir tu historia.

Naturalmente, si tu ecommerce vende más de 200 modelos de colchón, quizá te convenga dejar el storytelling para la página de categorías. Por ejemplo, una buena historia para los usuarios de viscolástica y otra para los fans de los muelles.

Las emociones evocadas

Otra buena estrategia a la hora de aplicar storytelling en fichas de producto surge de las emociones.

Añadir sentimientos a una descripción requiere empatía y un buen conocimiento de tu buyer persona.

Siguiendo con los colchones del ejemplo y el descanso que ofrecen, puedes recordar a tus clientes las siestas de verano de su juventud.

Storytelling en fichas de producto
Imagen por Gabriel González

Aquí, el storytelling fracasaría si, imaginemos, la edad media de tus clientes es 20-25 años. No puedes usar la juventud como recuerdo si ya son jóvenes.

Otro recurso práctico son las emociones en diferido. El producto te garantiza que experimentarás ciertos sentimientos que serán de tu agrado. Es una apuesta arriesgad, porque, de no alcanzarlos, la persona se sentirá estafada, pero es un buen punto de partida. Recordad todos esos champús que nos trasladan a parajes exóticos.

El vocabulario

Las palabras que empleas también construyen historias. Los cuentos populares son un buen ejemplo. El “érase una vez” no es un recurso inocente, contiene cantidad de información que tu cerebro procesa automáticamente. Casi es genético. Para empezar, te sitúa en el mundo de los cuentos, de las historias que pueden haber pasado o no. También te proyecta en el tiempo: es algo que no encontrarás en el ahora.

No digo que conviertas tus fichas de producto en fábulas de Esopo, pero sí que cuides el vocabulario, los adjetivos. Por ejemplo, a partir de unos muebles de salón puedes «decorar una habitación” a secas o “crear una habitación de ensueño”. Es un ejemplo cursi, lo sé, pero ejemplariza lo que quiero decir.

Y ya no digo adjetivos. Usa verbos, sustantivos y adverbios que trabajen por esa experiencia.

Tener o no tener

Muchas historias de storytelling trabajan sobre las ventajas de tener o no tener un producto.

Cuando trabajas sobre las necesidades de las personas, has de ir con cuidado.

Storytelling en fichas de producto
Imagen por Cristofer Jeschke

Existen numerosos motivos por los que una persona puede o no comprarte un producto. La capacidad adquisitiva es uno. Si tu estrategia de storytelling en fichas de producto genera un escalón entre los que tienen el producto y los que no, estás dividiendo y perdiendo a la audiencia.

En estos casos, vale la pena recalcar los beneficios de tenerlo, pero relativizar también el no disponer del producto. Aquí es donde entra la venta cruzada y los productos similares que pueden o solucionar la necesidad o aplacarla temporalmente.

El mensaje positivo

El storytelling es una herramienta que suma, por lo tanto, no se te ocurra emplearla para restar. Llamo restar a las emociones negativas, a los chantajes emocionales que solo se resolverán con el consumo. Aunque se use, demuestra ética en tus estrategias; no te juegues la empatía con la mayoría por conseguir una venta.